Prepara tu piel para el verano

Prepara tu piel para el verano

El sol ya ha hecho su aparición en las últimas semanas y nos acompañará hasta el otoño. Disfrutemos del verano en la playa, la montaña o la ciudad, hay que tener muy en cuenta los riesgos de exponerse a los rayos solares durante estos meses ya que pueden dañar nuestra piel. El simple gesto de salir a pasear o hacer deporte-aunque estemos en la ciudad- expone nuestra piel al sol y a sus consecuencias. Mención aparte merecen los niños, con los que debemos extremar las precauciones en todo momento.

Siguiendo siempre las recomendaciones de los expertos –no tomar el sol en las horas centrales del día ni de forma prolongada, utilizar siempre protección alta y proteger aún más zonas sensibles como la cabeza y el rostro- podemos aplicar varios consejos que nos ayudarán a preparar nuestra piel para afrontar el verano de forma saludable sin poner en peligro nuestra salud y consiguiendo, a la vez, un suave y bonito bronceado.

Cuidados por fuera

El principal cuidado de la piel, sea la estación que sea, es la hidratación. Tanto en invierno como en verano, la piel necesita conservar la humedad suficiente para no resecarse y envejecer de forma prematura. Pero en verano esa hidratación es aún más necesaria ya que los agentes externos son especialmente agresivos. Así, los expertos recomiendan como primer paso una exfoliación de todo el cuerpo, seguida una rutina de hidratación diaria durante varias semanas antes de exponer nuestra piel al sol por primera vez este año. De esta forma, la piel podrá afrontar mejor el efecto de los rayos del sol.

Por supuesto, no olvides las gafas de sol y el sombrero que, además, está de moda esta temporada.

 

sandia fashion logo

Cuidados por dentro

Está demostrado que una buena alimentación ayuda a la salud de nuestra piel, a su aspecto y a su capacidad de regeneración. Hay alimentos que potencian esos cuidados y convendría intensificar su consumo en esta época del año.

Por ejemplo, para fomentar y conservar el bronceado están especialmente indicados los alimentos ricos en betacaroteno, como las zanahorias, los tomates, los albaricoques y las verduras de hoja verde. También es rica en betacaroteno la sandía, que además tiene un gran aporte de licopeno, un antioxidante nos defiende de las radiaciones solares.  De esta forma, nos protegemos a la vez que mantenemos el tono saludable de nuestra piel.

Para proteger la piel podemos aumentar la ingesta habitual de alimentos ricos en omega 3 como el pescado azul (caballa, salmón, lubina, atún, etc…) así como de frutas y verduras (para el aporte de vitaminas), cereales (para los minerales) y lácteos (para las proteínas, también presentes en carnes y huevos).

Si empezar el verano con buen pie, no olvides estos sencillos consejos: ¡tu piel te lo agradecerá!

(imagen de www.enteratedeloultimo.com)

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestMas