Beber agua

Cómo solucionar la retención de líquidos

La retención de líquidos es un problema más habitual de lo que sería deseable que afecta tanto a hombres como mujeres. Ojos con bolsas, piernas y/o tobillos hinchados, anillos que no entran…  son algunos de los primeros síntomas que detectamos en nuestro cuerpo.

Pero ¿por qué retenemos líquidos y cómo solucionarlo?

 

Piernas hinchadas y cansadas

¿Por qué retenemos líquidos?

El edema, también conocido popularmente como retención de líquidos, es una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos de nuestro cuerpo.

Podemos encontrar varias causas diferentes asociadas a la retención de líquidos como son los problemas circulatorios, enfermedades renales o hepáticas… pero también nuestros malos hábitos de vida contribuyen y mucho en la retención de líquidos como mantener una vida sedentaria, no practicar ejercicio físico de manera regular, una mala alimentación, no ingerir suficientes líquidos como “agua” o mantener una dieta alta en sodio. Cualquiera de estos factores influye para que nuestro cuerpo active un mecanismo de defensa que cierra las “compuertas” para retener el líquido que considera necesario intentando mantener el equilibrio de nuestro organismo.

Aunque en la mayoría de los casos nuestras malas costumbres suelen ser la principal causa, no hay que descartar una visita a nuestro médico para comprobar que este desarreglo no provenga de una enfermedad que necesitará de un tratamiento específico.

¿Cuál es la manera de solucionarlo?

Beber dos litros de agua al día. Si nuestro cuerpo esta hidratado, nuestro organismo eliminará el exceso de líquido de forma natural. Si te gusta consumir aguas minerales evita que sean ricas en sodio

Dieta rica en frutos frescos. No olvidar tomar 5 raciones de fruta y verdura al día. Las frutas ricas en potasio como el plátano, el melón y la sandía o verduras como la alcachofa, el berro, las acelgas o la calabaza contrarrestan el nivel de sodio de nuestro cuerpo y ayudan a mantener el equilibrio También tomar hidratos de carbono bajos en sodio como la patata, la avena, el arroz o la soja pueden contribuir de una manera eficaz

sandía fashion

Evitar el consumo alto de azúcar como postres, golosinas o bollería industrial ya que la ingesta de glucosa en exceso también favorece la retención de líquidos así como la sal.

Incluir en tu dieta plantas como cola de caballo, que ayuda a eliminar líquidos, baja la hinchazón y además tiene efecto laxante, el té verde que favorece la expulsión de toxinas y es también otro potente diurético o el diente de león. Una infusión de diente de león antes de la comida y la cena contribuye a desechar las toxinas y los líquidos sobrantes ya que es uno de los mayores diuréticos contribuyendo además al proceso digestivo.

Té verde

Sin olvidar practicar ejercicio físico de forma regular. Caminar 30 minutos al día a buen ritmo es el primer paso para mantenernos en forma.

 

Nuestras fuentes de inspiración: fundaciondelcorazon.com y mujerhoy.com

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestMas