El Coliseo de Roma

El Coliseo de Roma volverá a tener todo su esplendor

Una de las consideradas “Nuevas siete maravillas del mundo moderno” está en fase de reconstrucción.

Los colores originales volverán después de 2.000 años. Un proceso de limpieza que comenzó en septiembre del 2013 y que tiene una previsión de finalización de 5 años, le va a sacar sus colores originales. Dicho proceso desvelará el antiguo color del travertino, la piedra natural característica de Roma desde el siglo I a.C., siendo ésta el material que habitualmente utilizaban en la antigua Roma para sus construcciones.

Las obras del Coliseo de Roma permitirán levantar un centro de servicios en el exterior del monumento de mil seiscientos metros cuadrados, que albergará taquillas, librería, cafetería y varios baños, que actualmente están dentro del recinto.

Pero lo que más va a dejar impactados tanto a romanos, resto de italianos así como a los millones de visitantes que recibe al año esta impresionante joya arquitectónica será la reconstrucción y limpieza exterior que no va a dejar indiferente a nadie. El coliseo de Roma volverá a tener todo su esplendor.

Gisella Caponi, arquitecto y directora de los trabajos de restauración, explica: “Se trata de un color que lo definiría con la tonalidad del ámbar, derivada de la pátina del tiempo, rigurosamente preservada durante las operaciones de limpieza, fruto del oxalato de calcio, que se forma naturalmente con el paso de los años”.

La cubierta actual de color oscuro, debido a la contaminación y el tráfico, desaparecerá por completo, según explicó en su entrevista para el Corriere della Serna.

En su limpieza no se utilizan agentes químicos. Sólo chorros de agua que se proyectan a menor o mayor intensidad, utilizando el agua con mucha precaución para eliminar las impurezas ni dañar la pátina del tiempo.

También se mejorará el sistema de iluminación de todo el recinto y se revisará la seguridad de las instalaciones. Todos estos trabajos se están realizando sin que el Coliseo se cierre al público garantizando la seguridad de los visitantes.

Coliseo de Roma al atardecer

El colosal proyecto tiene una inversión prevista de 25 millones de euros financiados por una empresa de calzado y moda italiana. Lo que más sorprende de este mecenazgo tan increíble es la aceptación de un retorno publicitario muy “moderado” aceptando las condiciones que impusieron la ciudad de Roma y el Ministerio de Cultura italiano, ya que no consideraban digno que un emblema nacional como el Coliseo de Roma sirviera de soporte publicitario para un gigantesco cartel comercial.  Esta empresa aceptó que el proyecto se asocie únicamente con la compañía a través de ruedas de prensa, en simposios y otros actos culturales y mediáticos destinados a la divulgación de las obras de reconstrucción.

Pero recordemos un poco de su historia:

El Coliseum es el nombre popular del Anfiteatro Flavio “Amphitheatrum Flavium” llamado así en honor a la Dinastía de emperadores que lo construyó, la Dinastía Flavia, y que pasó a ser llamado Colosseum por una gran estatua ubicada junto a él, el Coloso de Nerón, no conservada en la actualidad.

Coliseo de Roma y el Coloso de Nerón

Fue construido justo al Este del Foro Romano donde  antiguamente se levantaba la “domus aurea”, residencia del emperador Nerón. Las obras empezaron alrededor el 70 d.C., bajo mandato del emperador Vespasiano. El anfiteatro, que era el más grande jamás construido en el Imperio Romano, se completó en el 80 d.C. por el emperador Tito, y fue modificado durante el reinado deDomiciano.

Su uso se prolongó durante casi 500 años, celebrándose peleas de gladiadores y muchos otros espectáculos públicos que tenían lugar como naumaquias (combates navales), caza de animales, ejecuciones, recreaciones de famosas batallas, y obras de teatro basadas en la mitología clásica.

Representación de una naumaquia

El edificio dejó de ser utilizado para estos propósitos en la Alta Edad Media. Más tarde, fue reutilizado con varios usos: como refugio, fábrica, sede de una orden religiosa, fortaleza, cantera y santuario cristiano. Actualmente acoge la visita de alrededor de 6 millones de turistas al año.

En esta recreación en 3D se puede observar la magnificencia de esta emblemática construcción amenizada por la banda sonora de Gladiator  “Now we are free” por Lisa Gerrard.

Una vez hubo un sueño llamado Roma, sólo podías susurrarlo, a nada que levantaras la voz se desvanecía, tal era su fragilidad… y ahora temo que no sobreviva al invierno

(Marco Aurelio al General Máximo en “Gladiator” de Ridley Scott)

 

Nuestras fuentes de inspiración:

www.abc.es

www.lavanguardia.com

www.wikiarquitectura.com 

Fotos:

commons.wikimedia.org

moleskinearquitectonico.blogspot.com.es

pontuali.com

the-colosseum.net

 

 

 

LinkedInFacebookTwitterGoogle+PinterestMas